El número de agricultores latinos es pequeño, pero está creciendo

A person looks on
Carlos Tapia, copropietario de la granja Santa Rosa en Arkansaw, Wisconsin, posa para un retrato en un campo de ajos el 25 de junio. La granja es propiedad de Elizabeth Montesinos, su marido Alejandro Tapia y su hermano Carlos Tapia.
Caroline Yang para MPR news

Read in English

Javier García pone en marcha el tractor verde John Deere y lo hace avanzar lentamente hacia las hileras de cebollas y calabazas. Las cuchillas detrás del tractor remueven la tierra y arrancan las malas hierbas a su paso.  

García es parte de un pequeño, pero creciente, grupo de agricultores de origen latino de Minnesota. Según el censo agrícola, Minnesota cuenta con unos 112.000 agricultores. De ellos, 650 se identifican como hispanos o latinos.

García llegó a Estados Unidos en 1993 procedente del estado mexicano de Michoacán. Como muchos de los que inmigran aquí, buscaba una vida mejor.

Mientras habla acerca de ser agricultor, el viento sopla contra los maltrechos restos de uno de los invernaderos que fue parcialmente destruido por un tornado que tocó tierra semanas antes.

A farmer drives a tractor
Javier García conduce su tractor en los campos de su finca Agua Gorda.
Paul Middlestaedt para MPR News

“Nunca imaginé que tendría tierras aquí. Pero me ha dado la motivación (para seguir adelante) porque, en México, no teníamos tierras donde cultivar”, dice García.

Before you keep reading ...

MPR News is made by Members. Gifts from individuals fuel the programs that you and your neighbors rely on. Donate today to power news, analysis, and community conversations for all.

García posee ahora 54 acres en Long Prairie, Minn., lo que equivale a unos 54 campos de fútbol.

La cosecha de este año incluye hileras de cebollas, tomates roma y calabacines.

En el interior de uno de los invernaderos, García utiliza una azada para eliminar las malas hierbas entre las hileras de chiles habaneros y poblanos. Admite haber tenido planes diferentes para los cultivos de este año.

“El clima fue muy drástico este año. Tenía la esperanza de plantar secciones de una verdura. Pero no fue posible”, dice.

A couple poses a portrait
Javier García con su esposa Marina Corona, en su finca Agua Gorda.
Paul Middlestaedt para MPR News

La sección más grande está dedicada a los melones de melaza. Tiene un contrato para vender los melones a las escuelas de Minneapolis y St. Las hileras de melón producirán 13 palés de 700 libras cada uno.

De los 54 acres, sólo se utilizan unos nueve.

Aunque es propietario de sus tierras y las cultiva, García sigue trabajando en la lechería — a tiempo completo en invierno y a tiempo parcial durante la temporada agrícola — para poder llegar a fin de mes.

Cuando llega el momento de la cosecha, sus hijos adultos y sus nietos colaboran. Pero admite que también recibe una ayuda no deseada.

“Los ciervos también nos ayudan a cosechar. No me gusta, pero qué le voy a hacer”, dice García.

Los ciervos aparecen y se dan un festín con los melones justo cuando maduran. García se queda fuera hasta las 11 de la noche o la medianoche vigilando la cosecha.

A tag to identify crops
Javier García puso etiquetas para identificar los cultivos que plantó en su finca Agua Gorda.
Paul Middlestaedt para MPR News

“Pero me sorprenden. Me voy y aparecen de madrugada, cuando estoy en casa durmiendo”, dice García entre risas.

En México, su experiencia con la agricultura se limitaba a la siembra de maíz. El cultivo de vegetales y otros tipos de cosechas era algo completamente nuevo cuando empezó hace diez años. 

Después de trabajar varios años cosechando cultivos en el Valle Central de California, seguido de trabajos de jardinería en Los Ángeles, García se trasladó a Minnesota.

La idea de Agua Gorda, que lleva el nombre de su ciudad natal en México, surgió en 2011. Un grupo de diez personas se reunió para desarrollar planes para formar una cooperativa agrícola. Cada año, uno o dos hombres la abandonaban. Muchos se fueron porque se dieron cuenta de que implicaría mucho trabajo y compromiso, dijo García. Una década después, García es el único que ha visto fructificar ese sueño.

Los agricultores latinos como García no son habituales. Pero cada vez son más los que se unen a las filas.

Más allá de la carretera 

Un poco más arriba, en una parcela vecina, las hermanas Alicia López de Gutiérrez y Yesenia López Ybarra han comenzado su segundo año como agricultoras. Junto con sus maridos, trabajan dos acres de tierra. López de Gutiérrez admitió que convenció a su hermana y a su cuñado para que se unieran a ellos a la empresa agrícola.

López de Gutiérrez dice que comenzó a cultivar en una pequeña parcela en un jardín comunitario de Long Prairie. Y pasar de un jardín comunitario a trabajar dos acres puede ser un todo un reto.

Ella no es ajena a la agricultura. En México, su padre tenía cultivos y animales y ella y sus hermanos tenían que ayudar.

Por eso, cuando escuchó hablar de un programa ofrecido por la Corporación de Desarrollo Económico Latino, se puso en contacto con ellos.

Al principio, López de Gutiérrez dijo que estaba interesada en tener una granja orgánica certificada. Pero dado que apenas estaban empezando y que el proceso de certificación implica mucho trabajo, les aconsejaron que lo dejaran para más adelante.

“Pero como no teníamos mucha experiencia, nos aconsejaron que lo probáramos (la agricultura) y, si funcionaba, entonces podríamos seguir adelante con la certificación orgánica”, dice López de Gutiérrez.

Two people pose for a portrait
Las hermanas Yesenia López Ybarra (izq.) y Alicia López Gutiérrez (der.) están en su segundo año de cultivo. Su objetivo es obtener la certificación orgánica y hacer de la agricultura un trabajo a tiempo completo.
Paul Middlestaedt para MPR News

Todos trabajan

Elizabeth Montesinos camina por las hileras de cultivos de la granja familiar Santa Rosa, situada en Arkansaw, Wisconsin. Habla con la experiencia de alguien que lleva toda la vida dedicándose a la agricultura. Montesinos cuenta cómo ciertas áreas del suelo en los más de 70 acres tienen un mayor contenido de humedad; habla de la complejidad de ser una granja orgánica certificada; y describe la técnica que están utilizando para que las plantas de tomate crezcan hacia arriba en lugar de extenderse y caer al suelo.

La gente cree erróneamente que lleva la granja ella sola.

“Me preguntan cómo una mujer hace esto sola. Les digo que no estoy sola”, dice Montesinos.

People pose for a portrait
El trabajo en la granja es un asunto de familia. Los copropietarios de la granja Santa Rosa, Elizabeth Montesinos, su marido Alejandro Tapia y el hermano de éste, Carlos Tapia, posan para un retrato con miembros de la familia en Arkansaw, Wisconsin, el 25 de junio.
Caroline Yang para MPR News

La idea errónea surge porque ella asiste a las reuniones, toma las clases y hace todo el papeleo.

Santa Rosa es un emprendimiento familiar en el que participan su cuñado Carlos Tapia, su marido Alejandro Tapia y ella misma. Son un equipo, dice.

Al igual que García en Agua Gorda, también tienen otros trabajos. Pero el sueño es hacer de la granja la fuente principal de ingresos.

Sobrevivir solo con la agricultura es difícil, dice Carlos Tapia.

“El primer año intenté cultivar a tiempo completo, pero económicamente no funcionó. Así que tengo un trabajo a tiempo completo y hacemos esto (la agricultura) a tiempo parcial”, dice Tapia.

Añade Montesinos: “Una granja no te da lo suficiente para mantenerte ni para pagar las facturas”.

La familia compró la granja — situada a una hora y 20 minutos de Saint Paul — hace cuatro años. Fue también cuando Carlos y su familia se trasladaron de California a Minnesota.

A farmer talks
Carlos Tapia, copropietario de la granja Santa Rosa en Arkansaw, Wisconsin, habla de sus plantas de tomate el 25 de junio.
Caroline Yang para MPR News

Elizabeth y Alejandro viven en Saint Paul con sus hijos. También es donde tienen su negocio de reparación y construcción de techos.

Pero cada fin de semana toda la familia se dirige a la granja.

El hecho de ser una granja familiar significa que todos trabajan, incluido Hunter, el labrador negro. Hunter siempre está cerca, dice Montesinos.

Animales salvajes — incluidos los osos — viven en la zona. Y el trabajo de Hunter es la seguridad.

Cuando están en los cuatriciclos, Hunter está con ellos, normalmente en la parte delantera.

“Cuando vemos que se detiene delante del cuatriciclo y empieza a ladrar, tenemos que parar porque está viendo un animal o algún otro tipo de peligro”, dice Montesinos.

La familia también tiene otro labrador de un año de edad, que todavía está aprendiendo. Hansel es una traviesa, dice Montesinos. En otras palabras, se mete en problemas.

Y como si fuera una señal, Hansel se acerca a los patos salvajes. Intenta investigar olfateándolos. Los patos muestran su molestia. 

Los miembros más jóvenes de la familia, el hijo de Montesinos, Emiliano, y sus sobrinos Rafael y Carlos, todos preadolescentes, también ayudan.

Kids ride
Emiliano Tapia (al frente) y Carlos Tapia conducen por la granja Santa Rosa en Arkansaw, Wisconsin, el 25 de junio.
Caroline Yang para MPR News

“Ellos llegan en los cuatriciclos hasta donde estamos y nos preguntan si queremos agua o refresco”, dice Montesinos.

Como todos los agricultores, lidian con los elementos y también con los ciervos que viven en el bosque contiguo.

El primer año plantaron brócoli y coliflor cerca de los árboles. Ella cuenta que, al ser agricultores novatos, plantaron cultivos por todas partes sin pensarlo mucho.

“Ellos (los ciervos) se lo comieron todo. Los ciervos no se comen toda la planta, sino que caminan y se comen parte de ésta y se van a la siguiente”, dice Montesinos.

Como resultado, no pudieron vender la cosecha. Aprendió que a los ciervos no les gustan ciertos olores, ni ciertos cultivos.

Ahora utilizan diferentes cultivos para construir un fuerte natural. Colocan ajos y cebollas y el maíz que plantan para alimentarse en los bordes exteriores. 

“Hay que camuflar las verduras”, dice.

Y aunque los ciervos siguen entrando, no hacen tanto daño.

Cuando se le pregunta si alguna vez imaginó que sería propietaria de una granja y que trabajaría la tierra, Montesinos se ríe.

“Es curioso. En Morelos estudié medicina. Y ahora mi papá y mis hermanos me dirán: 'estudiaste medicina y ahora trabajas en una granja, entre el lodo”, dice.

A person talks
Elizabeth Montesinos habla sobre la agricultura en un campo de ajos mientras en medio de la finca Santa Rosa en Arkansaw, Wisconsin, el 25 de junio.
Caroline Yang para MPR News

A merced del clima

De vuelta a Agua Gorda, García mira al futuro. Planea añadir ganado que pueda vender. Y plantar nogales. Y en algún momento, vender sus productos directamente al público en un mercado agrícola.

Como agricultor, García está a merced del clima. El año pasado, una helada tardía acabó con el 80% de las sandías y todos los pepinos.

Tras esa pérdida, su esposa, Marina Corona, le preguntó cuánto tiempo iba a aguantar. García tuvo una respuesta algo filosófica.

“Estoy contento con lo que queda y sigo avanzando”, dice García. “No te rindas, porque el que se rinde, pierde.”

A man looks at the makeshift house in his field
Javier García se sienta en un refugio improvisado en la granja de Agua Gorda para protegerse de la luz del sol.
Paul Middlestaedt para MPR News

Vicki Adame cubre las comunidades latinas de Minnesota para MPR News a través de Report for America, un programa de servicio nacional que coloca a los periodistas en las redacciones locales para que informen sobre temas y comunidades poco conocidos.

North Star Journey was made possible in part with funds from the Legacy Arts and Cultural Heritage Fund.